ACTIVIDADES DE LA CAMPAÑA

A un año de Panama Papers: #FueraParaísosFiscales
PAÍS: América Latina
3 Abril, 2017

Esta semana se cumple un año desde que los Papeles Panamá (o Panama Papers) remecieron el escenario global. Unos 11,5 millones de documentos habían sido filtrados de la firma de abogados panameña, Mossack Fonseca, al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés). Con la presentación de lo descubierto en ese mar de documentos, nos mostraron a todos una fotografía de este mundo secreto de los paraísos fiscales. Esta filtración de documentos reveló cómo se usan las compañías ficticias y fideicomisos anónimos para ocultar las ganancias de la evasión, el tráfico, la corrupción y otros delitos, y, al mismo tiempo, negar a nuestros gobiernos los ingresos fiscales necesarios para financiar los servicios públicos vitales que nuestras familias y nuestras sociedades necesitan.

A pesar del nombre, los Papeles de Panamá no sólo conciernen a Panamá. El bufete de abogados Mossack Fonseca, trabajó con más de 14.000 bancos, bufetes de abogados y otros intermediarios de todo el mundo, utilizó compañías offshore en 21 diferentes paraísos fiscales y la lista de clientes incluyó a 140 políticos de más de 50 países.

En América Latina se encuentran 5 de los 10 países donde se emplearon a la mayor cantidad de intermediarios: Panamá, Guatemala, Brasil, Ecuador y Argentina. Los países que más empresas offshore crearon son Panamá y Uruguay, colocando a Panamá en el segundo país a nivel mundial con mayor cantidad de empresas offshore (48 mil). La CEPAL calcula que América Latina y el Caribe pierden anualmente, por el total de evasión de impuestos, más de 320 mil millones de dólares, monto equivalente a casi el total del dinero que todos los países de la región invierten en educación (95%) y a más de la mitad de lo que invierten en salud (68%). Los Panama Papers nos mostraron la dimensión del saqueo fiscal que venía sucediendo debajo del secretismo que permitían los paraísos fiscales y los servicios de estos bufetes de abogados.

A pesar del nombre, los Papeles de Panamá no sólo conciernen a Panamá. El bufete de abogados Mossack Fonseca, trabajó con más de 14.000 bancos, bufetes de abogados y otros intermediarios de todo el mundo, utilizó compañías offshore en 21 diferentes paraísos fiscales y la lista de clientes incluyó a 140 políticos de más de 50 países.

¿Quiénes aparecen en los Panama Papers?

  • Mauricio Macri, presidente de Argentina
  • Daniel Muñoz, Secretario de los ex presidentes de Argentina Cristina y Néstor Kichner
  • Juan Armando Hinojosa, mano derecha del presidente de México, Enrique Peña Nieto.
  • Jorge Yoshiyama, financista de candidata a la presidencia de Perú Keiko Fujimori, hija del ex-presidente preso por corrupción y crímenes de lesa humanidad, Alberto Fujimori.
  • Jaime Carvajal, socio del ex-presidente de Perú, Alan García.
  • Alfredo Ovalle, ex-presidente de la organización empresarial más grande de Chile.
  • Joao José Pereira de Lyra, ex-diputado del congreso de Brasil
  • Idelcio de Castro, ejecutivo vinculado a Eduardo Cunha, ex-presidente de la Cámara de Diputados de Brasil
  • Pedro Miguel Delgado, ex-presidente del Banco Central de Ecuador
  • César Rosenthal, hijo de Jaime Rosenthal, ex-ministro de Honduras
  • Ricardo Francolini, ex-presidente del Banco Estatal de Ahorros, Caja Ahorro.
  • Vladimir Putín, presidente de Rusia
  • Sigmundur David Gunnlaugsson, ex Primer Ministro de Islandía (renunció tras este escándalo)
  • Salmán bin Abdulaziz, rey de Arabia Saudí
  • Petro Poroshenko, presidente de Ucrania

Además, esto nos llevó a saber que es una práctica no sólo de empresarios y políticos, sino de artistas y deportistas millonarios como Leo Messi, Michel Platiní, Neymar, Iván Zamorano, Pujol (todos futbolistas), Pedro Almodovar, Jackie Chan. Así como estos conocidos personajes usan “legalmente” paraísos fiscales para no pagar impuestos, se sabe que estos se usan también para actividades ilegales. Por ejemplo, Marllory Chacón (“La reina del Sur” – narcotraficante) y Joaquín “el Chapo” Guzmán usaron paraísos fiscales para blanquear dinero y pagar sobornos. Lo mismo la multinacional brasileña Odebrecht, que pagó 780 millones de dólares a funcionarios de 12 países usando una red de paraísos fiscales.

La evasión a gran escala nos afecta a todos. Cada dólar escondido en los paraísos fiscales es un dólar que podría ser invertido en servicios públicos – para pagar a médicos y maestros, para garantizar agua limpia, vivienda o transporte digno. Los ingresos perdidos por los paraísos fiscales están alimentando la pobreza y empeorando la desigualdad en todo el mundo. Esto incluye la desigualdad de género, ya que las mujeres son las más golpeadas por la injusticia fiscal.

Oxfam señala que sólo la evasión/elusión por parte de las transnacionales y ricos del mundo, supone para los países pobres la pérdida de al menos 100.000 millones de dólares cada año en impuestos, cantidad suficiente para garantizar el acceso a la educación para los 124 millones de niños y niñas sin escolarizar o servicios sanitarios que podrían evitar la muerte de al menos 6 millones de niños y niñas cada año. Además, que la inversión hacia paraísos fiscales en América Latina se ha multiplicado por 7 desde 2001 y que 9 de cada 10 empresas, de las 200 más importantes del mundo, tienen presencia en al menos un paraíso fiscal y estima que en total, esconden 7,6 billones de dólares.

Los avances en la investigación e identificación de responsables avanza lentamente y en América latina, más allá de develar una red de colaboradores y usuarios, no hay mayor resultado a nivel a nivel político o económico.

La diferencia la marca el gobierno ecuatoriano de la Revolución Ciudadana, que el pasado febrero aprobó por consulta popular, que ningún funcionario público puede tener participación en un paraíso fiscal. Esto, en clara respuesta al destape de los Panama Papers y del escándalo del pago de millones de dólares en sobornos por parte de la multinacional brasileña Odebrecht, a funcionarios de 12 países vía cuentas offshore.

¿Qué podemos hacer?

Desde la campaña por justicia fiscal en América Latina, Que las transnacionales paguen lo justo, proponemos al menos 4 medidas para frenar el saqueo que se realiza mediante la red global de paraísos fiscales:

  1. Exigir reportes públicos país por país a todas las corporaciones multinacionales. Si todas las grandes corporaciones multinacionales se vieran obligadas a llevar a cabo un reporte público país por país, la gente podría ver dónde hace negocios cada corporación y cuántos impuestos paga en cada país donde opera. Esto volvería más difícil para las corporaciones multinacionales la evasión impositiva. Mira esta sesión informativa que explica por qué el reporte público país por país es indispensable.
  2. Establecer registros públicos de los verdaderos “usufructuarios” de fideicomisos y compañías. Esto permitiría al público en general saber quién es el propietario real de los fideicomisos y las compañías que operan en nuestras sociedades. Además, los evasores fiscales y otros criminales tendrían más dificultad para esconder sus fortunas en fondos de inversión anónimos y compañías “fantasma”, como los que fueran revelados por los Panama Papers.
  3. Apoyar la creación de un Órgano Fiscal Global intergubernamental de Naciones Unidas, donde todos los países tengan la misma voz y voto para establecer estándares tributarios internacionales. Hoy en día los estándares globales son establecidos por organismos tales como el G20 y la OCDE, también conocidos como ‘El Club de los países ricos’. Mientras tanto, más de 100 países en desarrollo quedan excluidos de la toma de decisiones. Un órgano fiscal de Naciones Unidas verdaderamente global e intergubernamental representaría un espacio para que los gobiernos se comprometan a buscar una solución global al problema global de los paraíso fiscales. Mira esta sesión informativa sobre por qué necesitamos un órgano fiscal gubernamental en Naciones Unidas.
  4. Usar la recaudación fiscal para financiar servicios públicos y protección social como formas vitales de terminar con la pobreza y la desigualdad. Los gobiernos deben comprometerse a garantizar que el ingreso incrementado sea erogado en erradicar la pobreza y la desigualdad, garantizando servicios públicos para todos.

A un año del escándalo de los Panama Papers, reafirmamos nuestro compromiso por una fiscalidad equitativa y dirigida a acabar con la pobreza y desigualdad. Por eso, #FueraParaísosFiscales

Este proyecto es financiado por la Unión Europea

This project is funded by the Eurpean Union

Copyright © 2017 Paguen lo Justo