ACTIVIDADES DE LA CAMPAÑA

¡No son paraísos, son guaridas!
PAÍS: Ecuador
10 Febrero, 2017

Cuando pensamos en paraísos fiscales, se nos vienen a la mente imágenes de playas de arena blanca y mar azul, sin embargo, esto no siempre es real: los principales paraísos son ciudades en Estados Unidos, Suiza, Panamá, Holanda y Japón. Y es que el término “paraíso” parece acuñado para esconder la verdadera naturaleza de estas jurisdicciones.

Por ejemplo, la única razón por la que existen estas zonas opacas de fiscalidad es para evadir y eludir impuestos, es decir, para cometer FRAUDE FISCAL. Allí se esconde dinero protegido por el secreto financiero, que nos impide saber quién es el verdadero dueño del dinero, de dónde procede y hacia dónde se dirige. El dinero podría venir del narcotráfico y ser usado para pagar sobornos a jueces. Esto, no tiene nada de paradisiaco.

Los mal llamados paraísos son una pieza fundamental en el proceso de SAQUEO a los países en desarrollo. Se calcula que entre el 2004 y el 2013, salieron de América Latina 1.4 billones de dólares: gran parte, mediante el uso de paraísos fiscales. A este fenómeno se le denomina Flujos Financieros Ilícitos y generan un problema que ha sido denominado “Base Erosion and Profit Shifting” (BEPS), en español “Erosión de la base imponible y traslado de beneficios”, que es una forma de decir que los estados ven erosionados sus presupuestos porque se están llevando la riqueza. Nuevamente, esto no tiene nada de paradisiaco.

Entonces…¿por qué los llamamos paraísos?
El término paraíso fiscal viene de la traducción de tax haven. Y la palabra haven, que significa escondite o guarida, pero es muy similar a la palabra heaven, que sí significa paraíso. Entonces una posibilidad es que sea, simplemente, una mala traducción. Lo correcto entonces es hablar de guaridas fiscales.

Además, al usar el término paraíso fiscal antes que guarida fiscal, se está diciendo que la contribución que todos realizamos a la sociedad (al pagar el IVA o IGV, por ejemplo), constituye un infierno. Los ricos que sólo quieren hacerse más ricos, olvidan que su riqueza proviene de la acumulación de capital producto del trabajo de miles o millones de personas y que, sobre todo, no hay paz social posible, o democracia, si no combatimos la desigualdad de manera decidida mediante la redistribución de la riqueza.

Nadie tiene el derecho a esconder millones de dólares que podrían servir para acabar con la desnutrición o para lograr de 100% de alfabetización. Hay enfermedades que sólo se explican por los niveles de pobreza y falta de acceso a servicios, como la malaria o la tuberculosis: ¿por qué permitir que miles mueran anualmente cuando el dinero para curarlos está ahí?

Es nuestro deber como sociedad que aspira a la justicia e igualdad, acabar con esta red de guaridas fiscales. #FueraParaísosFiscales

Este proyecto es financiado por la Unión Europea

This project is funded by the Eurpean Union

Copyright © 2017 Paguen lo Justo